Una carta de suicidio convertida en
canción decía

Llevaré una vida tranquila, un apretón de manos, algo de monóxido de carbono.