Antologia de la salvación (y 24)

Lo dicho otras veces. A veces no hay salvación,  lo mejor resignarse.
No vale la pena ser hijo de tal, ni intentar cambiar, ni ser el jodido creador del sonido grunge y  ya puestos, cuando te inflijes dolor y pruebas a lo que sabe; tampoco vale la pena.

Mal karma, cuando más buscas llenarte de salvación más vacio te encuentras.
Menuda paja mental para un sabado a las 3 de la mañana, que vengan los osos amoros y armamos un festival de muerte.





1 comentario:

El Mar no Cesa dijo...

A veces creo, o estoy casi casi segura de que entiendo... pero entonces me pierdo... o no se si ya no entiendo o es que no se...
Da igual.
Disfruto leyendote. Incluso las pajas mentales.
Incluso, si tu obsesion con los osos, sigue siendo grave y preocupante... jajaja.
Besos, besos...
Mar.